¡INDIGNAOS! – Stéphane Hessel

Este libro, de unas 30 páginas, ha tenido un éxito rotundo en Francia (más de 1.700.000 ejemplares vendidos). Su autor, Stéphane Hessel de 93 años de edad, es un excombatiente de la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial. Judío, nacido en Alemania y nacionalizado francés, vivió intensamente la guerra como espía (el Greco) y fue capturado, torturado y encerrado en un campo de concentración.

Salvó su vida en el último momento justo antes de que le matasen, ya que pudo cambiar su identidad dos días antes de su ejecución. Desde que se salvó de la muerte, ha querido que su vida significara algo más, luchando por todo aquello que ha considerado justo.

Después de ser uno de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ingresó en Naciones Unidas para continuar con su compromiso.

A pesar de su edad, no descansa en su empeño. Con este libro pretende animar a los más jóvenes a que descubran qué es lo puede indignarles y a que luchen por cambiarlo. Anima a que pensemos y que critiquemos aquello que no nos gusta, con una Insurrección Pacífica (como en estos momentos pasa en algunos paises con revoluciones internas).

Especialmente duro contra los medios de comunicación, que nos ayudan a ser consumistas y despreciar la humildad, la cultura y la memoria. Nos ayudan a no pensar en las injusticias y a ser cada vez más egoistas (ganar más dinero, competir, etc.)

En la actualidad, dice Hessel, “…no debe existir espacio para la resignación o la apatía”.

En el libro refleja su más absoluta extrañeza cuando piensa en su situación actual. La compara con la situación vivida durante y posteriormente a la Gran Guerra y no entiende cómo entonces se pudo crear una sociedad relativamente justa a pesar de la precariedad y hoy tenemos que soportar el retroceso social y la reducción en el bienestar, a pesar de la sobreabundancia.

Los mercados y sus títeres, nuestros políticos, nos llevan a un mundo injusto, sin principio y dormido. Aunque cree en la necesidad de tener partidos polícitos para gestionar la sociedad.

El libro sólo cuesta 5€, merece la pena (en España el prólogo es de Jose Luís Sanpedro).

Adjunto el link de Informe Semanal con un reportaje sobre el libro. Informe Semanal

ahora, ya sabéis lo que toca:                    ¡ INDIGNAOS !

Anuncios

Diario de la Amistad – Egide Van Broeckhoven

Egide Van Broeckhoven era un jesuita belga que murió a los treinta y cuatro años, aplastado por unas planchas de acero en la fábrica donde trabajaba. Durante un periodo de diez años fue anotando comentarios espirituales sobre su día a día.

El Diario de la Amistad es una selección de esas anotaciones, un libro místico que explica una búsqueda de Dios.

Egide cree que la amistad es el núcleo dónde encontrará lo que busca: << El apostolado consiste únicamente en la amistad más profunda; ésta es la mensajera del amor del cielo en donde seremos los unos para los otros el amanecer de toda la intimidad del amor divino.. >>

Se hace obrero para estar cerca de los más pobres y necesitados. Está convencido de que es allí dónde Dios quiere que esté y poco a poco descubre en esta búsqueda diaria los misterios de la amistad. El trabajo, duro hasta el extremo, le acerca más a sus compañeros (recelosos al principio de tener un cura entre ellos).

Encuentra en el Otro, el lugar dónde Dios se hace presente, como si la amistad entre dos personas fuera un camino de conexión entre ellas y, en medio de este camino, Dios se reuniera con ellas. Para Van Broeckhoven la amistad tiene un valor sacramental importantísimo.

Cualquier situación es una oportunidad para encontrar a Dios en la amistad. Según Egide, es necesario un cambio de visión, la amistad debe pasar a ser algo más sagrado, místico e íntimo, un lugar donde encontrar lo que todos buscamos.

En una palabra: delicioso. (aunque malas noticias, no se encuentra disponible en librerías, está descatalogado)

BERENICE – E.A. POE

El corto relato de Poe empieza con la cita en latin: Dicebant mihi sodales, si sepulchrum amicae visitarem, curas meas aliquantulum fore levatas. Su traducción, que no sabremos hasta el final de la historia, es la siguiente: Decíanme mis amigos que podría encontrar algún alivio a mi dolor visitando la tumba de mi amada.
Poe marca desde el principio un cuento que en su momento causó múltiples protestas de sus lectores horrorizados por ser macabro y espeluznante.
La historia nos la cuenta Egaeus, una persona que vive casi completamente en su biblioteca, quien representa el intelectualismo. Está a punto de casarse con su prima, Berenice, con un caracter totalmente opuesto al de él. Llena de alegría, despreocupada y bellísima.
Egaeus sufre una extraña enfermedad, durante momentos concretos sufre ensimismamientos durante los cuales pierde el contacto con su entorno. Se diría que tiene la sensación de estar en otro mundo. Su prima también se siente enferma y comienza a deteriorarse poco a poco debido a un mal desconocido. Nuestro narrador empieza a obsesionarse con la única parte de Berenice que parece viva, sus dientes.
El final de este relato es absolutamente sorprendente, horroroso, místico e irreal. ¿Que ha pasado con Berenice? ¿Qué obsesión lleva a Egaeus a acabar con su obsesión deesa manera?

HISTORIAS DE VAMPIROS – LA CIUDAD VAMPIRO de FEVAL

Historia gótica de vampiros llena de sátira y de humor negro. Es un buen momento para leer este libro en el que se juega con lo grotesco, con el relato alucinógeno, con la dualidad vampírica de fuerza y fragilidad.

En estos momentos que nos imbaden las historias para adolescentes, Buffy cazavampiros, True Blood, Crónicas vampíricas o Crepúsculo, esta lectura puede desengrasarnos de tanta complaciencia y hacernos pasar un buen rato de terror y risas.

Paul Feval lo escribió en 1867 para parodiar el género y las novelas góticas de la época. Lo hace de manera directa, eligiendo como personaje protagonista de la novela a Anna Radcliffe una novelista británica de la época. La historia explica cómo Anna Radcliffe tiene que adentrarse en la ciudad vampiro y luchar con los seres que allí encontrará, para tratar de rescatar a una pareja de amigos.

El valle del terror – A.C. Doyle (con Sherlock Holmes)

Al final me he decidido. Sabía que El valle del terror es la última novela larga escrita por Doyle que tiene como protagonista a Sherlock Holmes. Sabía también que después de leerla me quedaría un vacío, ya habría leído todas las novelas largas en las que el famoso detective y el doctor Watson investigan y descubren casos fantásticos. Pero disfrutar de su lectura te proporciona momentos demasiado interesantes para aguardar más tiempo.

Bajo mi punto de vista, es la mejor de las cuatro. Creo que el argumento es magnífico y está relatado de manera redonda. El libro consta de dos partes muy bien diferenciadas. La primera es el caso que tienen que investigar. El asesinato de un rico en el que nada está claro. Poco a poco Sherlock va descubriendo detalles que nos llevan hacia una resolución magistral. La segunda parte explica la historia del asesinado y del asesino. Qué relación hubo entre ellos y por qué acaba en asesinato. En principio recuerda a la primera novela, Estudio en escarlata, pero pronto veremos que también esta parte nos guarda un final incomparable. Son como dos  novelas en una, aunque las últimas páginas cierran el argumento de los dos relatos de manera definitiva.

No me lo pensaría mucho si todavía no la hubiera leído. De todas formas, un consejo: lee las cuatro novelas en orden, no tienen nada en común pero podrás disfrutar de ver cómo A.C. Doyle crece y mejora cada una de las nuevas novelas que fue escribiendo.

Curiosidad: Aparece el nombre del enemigo de Holmes, el profesor Moriarty. Es divertido ver cómo no aparece nada más que en alusiones a su persona. Según algunos entendidos, Doyle creó este personaje para matar al detective cuando este le causara demasiado aburrimiento. Quería tener un enemigo de la calidad de Holmes para que su muerte fuera digna. En fin, cosas de escritores.

Julio César – William Shakespeare

Ir a la biblioteca pública puede darte muchas emociones diferentes. El otro día fui a la de mi barrio, biblioteca I. Iglesias – Can Fabra.

El paseo por la zona de novelas es desesperante al principio. No sabes dónde pararte por que no te lo has preparado, quién se lo iba a figurar. Pero de pronto vas viendo creadores y libros impresionantes: Conrad, Dostoievsky, Kafka, Saramago, sófocles, Stevenson, etc. Es una alegría ver que puedes coger cualquiera de ellos sin que te cuesta ningún esfuerzo y, todavía más importante, sin que te cueste un “duro”. Te preguntas si otras personas conocerán estas características de las bibliotecas, porque no crees que sea normal que esos libros no estén en casa de otros lectores ávidos de buenas historias. Otra sensación que tengo es que me queda mucho por leer, sin duda una buena noticia. Además, mucho y bueno. No tengo que preocuparme de leer críticas de los libros nuevos que salen a la venta, porque los que estoy viendo son clásicos, y de sobras sabemos todos que las críticas son excelentes.

Llevado por la felicidad de estas ideas en mi cabeza, vi una colección con todos las obras de teatro de William Shakespeare. Qué poco he leído de él y qué fácil lo tengo para resolver eso. Así que decidí iniciar una temporada leyendo sus libros.

No se por qué motivo he elegido empezar con Julio César. Quizá porque ya tenía muchas referencias televisivas o de teatro y más o menos sa bía qué podía encontrarme.

La historia es de sobra conocida. Julio César sufre el ataque de algunos ciudadanos romanos y lo matan. Entre ellos está Brutus, un personaje al que tenía en muy baja consideración. Creía saber que este personaje, inculto y basto no merecía otra cosa que la muerte. Qué equivocado estaba. Resulta que Brutus es el personaje que más me ha llamado la atención. Una persona que, aún queriendo a su amado Julio César lo mato porque cree que es lo mejor para Roma.

Una historia para no perderse. Qué bien escribía Shakespeare.

El Mundo – Juan José Millás

A principios de este año me hicieron un regalo maravilloso. Encontré dentro del papel rojo brillante un libro de bolsillo que ha resultado ser una auténtica joya. Gracias Millás, cuando empecé a leer, he de reconocer que fue por culpa de mi mujer, tenía pendientes otros libros como La fiesta del Chivo de MV. Llosa o Hamlet de Shakespeare pero me dejé llevar. Gracias a esa “intuición” pude entrar en tu mundo, maravilloso, lento y envolvente. ME HA ENCANTADO.

Algunos momentos de tu libro:

“Las tardes muertas, nunca se ha dicho eso de las mañanas, ni de las noches, pues sólo la tarde, de entre todos los momentos del día, es mortal. Al caer la tarde, se dice, al morir el día, que es la muerte también de la tarde”.

“El que ha tenido frío de pequeño, tendrá frío el resto de su vida, porque el frío de la infancia no se va nunca”.

“El miedo de los mayores produce pavor en los pequeños”.

“Entonces comprendí de súbito que uno se enamora del habitante secreto de la persona amada, que la persona amada es el vehículo de otras presencias de las que ella ni siquiera es consciente”.

El Mundo - Juan José Millás