El guardavía de Charles Dickens

Dickens narra una historia de terror con un ritmo lento pero perturbador. El lector encuentra, en los momentos más plácidos del cuento, el desasosiego necesario para que el horror psicológico sea más intenso.

Un fantasma se aparece en la salida de un túnel del ferrocarril siempre que va a ocurrir alguna desgracia. El túnel se encuentra en una zona solitaria y oscura donde un guardavía se encarga del perfecto funcionamiento en el cambio de vías.

Explica lo que le ocurre a un amigo que acaba de conocer. La incertidumbre de saber si las apariciones del fantasma son fruto de la perturbada mente del personaje o son reales acompañarán a su amigo y al lector desde el principio hasta el final de la historia.

Se trata de un clásico de la literatura de terror.

Image

Gargantúa y Pantagruel

El autor de este clásico es Rabelais. Sacerdote y fraile, casado y padre de familia. Ejerció la medicina y la política como secretario de un cardenal de su tiempo (S. XV y XVI).

Amigo y admirador de Erasmo y Thomas More, fue pensador y propagandista del humanismo renacentista, haciendo uso de un humor satírico fuera de lo común.

Este libro relata la vida de dos gigantes, Padre e hijo, como excusa para explicar, con un humor casi cruel, la situación política y moral de la época. Utiliza la escatología de manera contínua para mantener al lector alerta en todo momento. Un leguaje rico, duro y rayando lo soez. Momentos de violencia, sexo, palabras mal sonantes y comidas desmesuradas permiten escenas altamente divertidas.

Rabelais escribió como nunca hasta entonces se había hecho.

Image

E.A.POE – La máscara de la muerte roja

La peste está arrasando un reino. El príncipe, temeroso de que llegue a él esta enfermedad, se esconde en su castillo para evitar este mal (twitter) que está arrasando al pueblo. Allí, se provee de todo lo que puede necesitar durante un largo periodo de tiempo y se hace acompañar por nobles y criados. Pero la Muerte Roja, que en escasos treinta minutos mata a cualquier persona, acecha hasta el último rincón y se presenta en el castillo de una forma terrible.

Este relato corto de Poe explica cómo una persona poderosa puede verse capaz de estar por encima de lo que ocurre a su alrededor, de que su control está por encima de todo y todos; y cómo ese egoismo puede afectar a las personas que están a su alrededor.

Para reflexionar:

“Una sociedad que no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el sufrimiento sea compartido y sobrellevado también interiormente es una sociedad cruel e inhumana”

“La grandeza de la Humanidad está determinada esencialmente por una relación con el sufrimiento y con el que sufre”

E.A. POE – El tonel de Amontillado

Relato corto en el que una persona decide vengarse de un amigo debido a sus constantes agravios. Pretende una venganza a la larga: “No sólo debía castigar, sino castigar con impunidad. No se repara un agravio cuando el castigo alcanza al reparador, y tampoco es reparado si el vengador no es capaz de mostrarse como tal a quien lo ha ofendido”.

Durante el carnaval, con los excesos del vino y con la intimidad de los disfraces, se decide a llevar a cabo su terrible venganza.

De nuevo POE pone de manifiesto los sentimientos humanos en su punto más álgido. Con este breve cuento explica cómo la humanidad desea que sean las venganzas perfectas, sin que nos perjudiquen pero, al mismo tiempo, que se sepa la motivación y el vengador.

Edgar Allan Poe

Cuentos Completos (Edición comentada)

Traducción Julio Cortázar

Prólogos Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa

Ed. Páginas de espuma

Canibalizando Grecia (M.Twain – Canibalismo en los vagones del tren)

Mark Twain es probablemente el escritor americano más influyente de todos los tiempos. Sus títulos más conocidos considerados imprescindibles son Las aventuras de Tom Sawyer y Las aventuras de Huckleberry Finn.

No obstante una de sus facetas menos conocidas es el humor. Sus relatos cortos en los que este estilo es conductor de las narraciones son muy recomendables.

DeBolsillo sacó al mercado un libro titulado “Cuentos selectos” donde se encuentran los más famosos. Uno de ellos es el célebre “Canibalismo en los vagones del tren”.

Un tren se detiene por causa de la nieve. Durante una semana permanece en el mismo sitio sin que nadie haya podido entrar ni salir del mismo.La comida se agota y las personas que están dentro no tienen qué comer. El grupo acuerda una solución extrema. Se comerán a uno de los viajesros cuando no aguanten más el hambre. De esta manera cuando sean rescatados, tratarán de sobrevivir el mayor número de ellos.

La parte más divertida de este cuento transcurre entre las discursiones de los viajeros para elegir a quién tienen que comerse. Se esgrimen los argumentos de por qué puede ser uno u otro y se alza la mano para votar. La persona más gorda puede evitar por más tiempo la muerte de otro pasajero ya que tiene más carne, el más viejo le queda poco de vida y tiene menos que perder, el enfermo tiene menos posibilidades de vivir, etc.

La manera de describir esta situación es genial. Twain “saca punta” a esta situación tan difícil para que el lector ría sin más remedio.

Esta situación me ha recordado a cómo está la Unión Europea (UE). Somos unos viajeros parados desde hace más o menos cuatro años en una vía que no tiene demasiados guisos de ser desatascada. Los países ya tienen hambre y tenemos que elegir a quién nos comemos.

Grecia es sin duda el candidato enfermo y debe ser sacrificada para que los mercados no se vean afectados y aguanten hasta que el tren se ponga de nuevo en marcha como antes, así podrán seguir engordando con sus beneficios. ¿Qué partes se van a comer primero?

Empezarán por las loterías del estado, bancos, bienes e inmuebles, correos, puertos, aeropuertos, etc que son públicos y pasarán a ser privados, seguramente para los bancos franceses y alemanes.

El diario Público lo explica en su artículo “Las consecuencias de la crisis Griega” del 3/7/2011 .

Los próximos candidatos serán probablemente Portugal, Irlanda y España, así que a preparaos para que nos CANIBALICEN.

“El gran Inquisidor” y el #15M

“El gran Inquisidor” es un cuento escrito por Fiódor Dostoievski. El escritor ruso del siglo XIX, conocedor como pocos de la psicología humana, describe cómo hubiera sido la “venida” de Jesucristo a España en tiempos de la Inquisición.

En este relato, reconocido por el pueblo después de haber hecho algunos milagros, Jesús es encerrado para que no “estorbe”. El Inquisidor le explica que no puede permanecer libre porque sus palabras acabarían con lo que hasta entonces han enseñado a la gente: milagro, misterio y autoridad.  Las personas deben ser conducidas hacia la felicidad ya que no saben llegar a ella de manera individual.
 En estos días de crisis, indignados, países en estado de quiebra, millones de parados, etc., ¿cómo responderíamos a una venida de Jesucristo?. ¿Le reconoceríamos? ¿Tendríamos miedo a los cambios que traería? ¿Acamparía en Sol o en cualquiera de las otras plazas?
 Todos podemos hacer una reflexión personal a este hecho. Cada uno de nosotros sabrá, por su manera de ser, si le costaría más o menos reconocer los milagros que Jesús hiciera.
Personalmente creo que Jesús no acamparía, estoy casi seguro de ello, porque lo imagino buscando a los más necesitados para darles aliento y esperanza.  Seguro que muchos de sus seguidores le pedirían que se acercase a las acampadas. Él daría un mensaje de paz a todos los que se encontraran allí. Aunque creo que sería un mensaje fuerte, de justicia y de acción. Explicaría a todos los acampados que cada uno de nosotros debemos cuidar a nuestros hermanos y que es necesario trabajar para que el mundo sea mejor, sin egoísmos ni hipocresías, todos por un mismo objetivo. Nos daría el ánimo suficiente para  utilizar y pedir justicia de manera legal y ordenada, con el voto, con huelgas pacíficas, con asociaciones de lucha común, con la acción voluntaria de ayudar a los más necesitados. El camino que hemos empezado sólo es el inicio de un cambio global que es imparable y que está en nuestras manos. Nos aconsejaría que tuviéramos cuidado con esta nueva Democracia. Que, como a un recién nacido, tenemos que cuidar y enseñar para que sea el entorno común, solidario, pacífico y justo que el pueblo quiere. Que actuemos con caridad delante de los que no quieren el cambio, sólo tienen miedo y por eso no será fácil para ellos conseguirlo. Que luchemos en contra del apoltronamiento que no nos deja ver lo que hay a nuestro alrededor, personas sufriendo que nos necesitan. Que levantemos un nuevo espíritu de crítica constructiva, para no permitir la vuelta a este mundo hipócrita y egoísta.
Pero cómo reaccionarían los que podemos llamar actuales “Inquisidores”. Los llamo así como referencia al libro, no porque quemen a nadie en la hoguera, a pesar de que haya muchas maneras de quemar.
Creo que tendrían miedo, como el Gran Inquisidor del relato, de perder el control, de no ganar más dinero, de tener que repartir entre todos lo que han acumulado, de que la gente no estuviera de acuerdo con el actual sistema y todo cambiara.
Bancos, grandes fortunas, medios de comunicación o jefes de estado que no han sido capaces de equilibrar la balanza y favorecer las condiciones de vida al pueblo al que le deben todo.
Inquisidores que siguen acumulando e intentando que, a pesar de la crisis, sus beneficios no mengüen, sin tener en cuenta que hay 5 millones de parados en España (40% de jóvenes menores de 25 años).
Hipócritas que siguen enviando su dinero a paraísos fiscales (un 80% de las empresas del IBEX  – por ejemplo) o creando SICAV para no invertir su dinero en el País que residen, como el resto de sus compatriotas (aunque digan que están Orgullosos de ser de donde son).
Desalmados a los que no se les  mueve un músculo cuando ordenan el desalojo de casas porque las familias ya no pueden pagar sus hipotecas (aunque ya hayan pagado mucho de lo acordado y aunque les devuelvan el piso, que teóricamente tiene un valor suficiente para calmar sus ansias de dinero).
 Fríos y calculadores que no tiemblan a la hora de hacer un ERE (o dejar que otros lo hagan) porque la empresa de donde son responsables ha ganado mucho dinero, pero no tanto como les gustaría.
Ciegos por la codicia de mantenerse en el Poder, incapaces de ver que este país tiene una tasa de pobreza relativa del 20.8 por ciento en 2010 (la segunda en la tasa de pobreza infantil en Europa después de Portugal, 17.2%).
Sordos que no escuchan como el pueblo grita que está HARTO y quiere se difunda su voz.
Hay tantas razones para que estas personas hubieran reaccionado ya, que creo que a Jesús le pasaría igual que en el libro, encerrado para no “entorpecerles” en el camino.
* Datos: Libro REACCIONA de @rosamariaartal (cap. Ignacio Escolar @iescolar)

La huella de Courbet – Exposición MNAC

 

 Gustave Courbet, artista del siglo XIX, fue el creador y máximo exponente del realismo.   

Esta exposición que ofrece el MNAC (desde el 8 de Abril hasta el 10 de Julio de 2011), muestra una serie de obras que, en su mayoría, se exponen por primera vez en España. Revela la influencia que Courbet provocó en la pintura catalana de la época.

Nacido en Francia el 1819, creó el realismo y fue un artista comprometido con la lucha democrática. Era contrario a las tendencias artísticas llamadas “académicas”. Entabló amistad con otros artistas con estas mismas convicciones: Baudelaire, Corot y Daumier.

A partir de 1848, fue etiquetado de revolucionario peligroso.

 Como artista se veía en la obligación de provocar, lo cual le trajo no pocas polémicas. Su pintura cuidaba los más mínimos detalles y aplicaba el color de forma real, por lo que sus obras de desnudos eran muy conocidas (El origen del mundo es una de las más famosas)

Sólo queda ir a ver qué ha preparado el MNAC: La huella de Courbet.

EL ORIGEN DEL MUNDO

 Añadido al post (8/4/2011):

La Vanguardia se ha hecho eco de esta exposición. Añado dos links en los que se pueden ver fotos y el artículo sobre ella (en el artículo se indica que el cudro EL ORIGEN DEL MUNDO no ha podido traerse al MNAC).

Artículo La Vanguardia 8/4/2011. Enlace

Fotos La Vanguardia 8/4/2011. Enlace